Agile, Reiki y por qué lo esencial es invisible a los ojos

mayo 20, 2019

Por Raúl Hernández Molina

¿Es posible que un concepto como Agile, que nació del mundo industrial y que busca mejorar la productividad de las empresas y de los equipos, pueda tener algo que ver con el Reiki? La respuesta es afirmativa.

Si tuviera que elegir dos de las cosas que más me gustan, estas son Agile, por todo lo que he hecho mi profesión; y el Reiki, que se ha convertido en mi principal afición y ha marcado mi filosofía de vida.

Una cosa muy curiosa que me encontré cuando realicé el curso de primer nivel de Reiki fueron las similitudes que tienen estos dos mundos aparentemente tan dispares. Tanto fue así que salí del curso con la idea de que algún día tenía que escribir un artículo que los uniera de alguna manera, y lo que estás leyendo ahora es el fruto de esta idea.

Me imagino que las dos preguntas que te estarás haciendo ahora mismo son:

  • ¿Qué es eso del Reiki?
  • ¿Cómo puede ser que un concepto como Agile, que nació del mundo industrial y que busca mejorar la productividad de las empresas y de los equipos, pueda tener algo que ver con el Reiki?

Voy a intentar dar respuestas a ambas a continuación.

El Reiki es una terapia vibracional que busca reequilibrar y armonizar el sistema energético del paciente, haciéndole alcanzar su estado natural de salud. Este sistema fue descubierto en Japón, en 1920, por Mikao Usui y se ha ido extendiendo a lo largo del planeta desde entonces. Esto te puede recordar bastante al origen de Agile cuando Taiichi Ohno y Eiji Toyoda inventaron el Toyota Production System, ¿verdad? Pero no, este no es el nexo de unión de ambos mundos del que te quiero hablar.

Para mí, su parecido reside en la raíz de ambos: en la importancia que tienen sus valores y principios para que tengan éxito. En el caso del Reiki, esto lo descubrió Mikao Usui en 1922 cuando decidió mudarse a los barrios más desfavorecidos de Tokio para dedicarse a aplicar gratuitamente las técnicas de sanación a mendigos que no podían trabajar debido a sus problemas de salud para que pudieran reinsertarse en la sociedad y así ganarse la vida por sus propios medios.

El problema que se encontró Usui fue que, a pesar de que los resultados de la terapia eran innegables, veía que muchas de las personas a las que había curado volvían a mendigar en la calle al cabo de un tiempo. Al preguntarles por el motivo de su regreso, las personas daban excusas tratando de justificar por qué volvían al estado de malestar que les impedía seguir avanzando en su vida. Aquí fue cuando Mikao Usui llegó a la conclusión de que para que la sanación tuviera lugar, la persona debía estar dispuesta a hacer el trabajo que esto implicaba y seguir adelante con su vida. En el caso de Agile yo me atrevería a asegurar exactamente lo mismo, pero extrapolándolo tanto a los equipos de desarrollo como a la empresa en general: han de ser plenamente conscientes qué implica el cambio cultural que supone implantar Agile y han de estar dispuestos a poner todo por su parte para que el cambio suceda.

Otra conclusión a la que llegó el maestro Usui, después de meditar profundamente sobre el tema, fue una que corroboraba las enseñanzas de los monjes budistas: “El desarrollo del espíritu es la prioridad. El cuerpo sigue al espíritu”. Esto mismo se puede aplicar en el caso de la implantación de Agile, si los principios y valores están interiorizados por todos los implicados, todo sucederá de forma lógica y natural.

A partir de esta conclusión, Mikao Usui decidió incorporar los Gokai, los cinco principios que guiaban su forma de vida, cambiando así la forma en la que enseñaba a sus alumnos y en la que sanaba a sus pacientes.

Estos principios son:

“Sólo por hoy...

  • no te enfades,
  • no te preocupes,
  • sé constante y honesto
  • sé amable
  • sé agradecido”

Con esto, Usui quería que el Reiki no consistiera únicamente en aplicar técnicas de sanación a sus pacientes, sino que éstos, a su vez, cambiaran su forma de vivir haciendo más difícil que enfermasen y les ayudara en su proceso de desarrollo personal, haciendo que superaran viejas creencias, experiencias y patrones de conducta.

De una forma muy similar, los principios y valores recogidos en el  Agile Manifesto recogen las buenas prácticas y la experiencia que habían ido recopilando a lo largo de los años peleándose en proyectos de desarrollo de Software. Así, los cuatro valores de los que después derivaron los doce principios son:

  • Responder al cambio antes que seguir un plan.
  • Software funcionando sobre disponer de una documentación exhaustiva.
  • Colaboración con el cliente antes que los contratos.
  • Las personas y sus interacciones sobre los procesos y las herramientas.”

Estos valores y sus principios buscan algo muy parecido a lo que perseguía Usui con los Gokai: hacer que las empresas dejen de tropezar con las mismas piedras y vean que hay otra forma de hacer las cosas que les puede ayudar a evolucionar, a superar viejas creencias y patrones de conducta que heredan de los tiempos del Management 1.0 y 2.0, adaptándose así a las nuevas necesidades y realidades que les plantea el mercado.

Otra cosa en la que coinciden Agile y Reiki es que, si sólo aplicamos las técnicas, pero ignoramos los principios y valores que hay detrás, nos pasará igual que le pasó al maestro Usui con los indigentes, que a la que nos demos la vuelta volverán a su estado inicial y por más esfuerzo que les pongamos intentando corregirlos, nunca se llegará a producir el cambio cultural que les permitirá dar el salto al siguiente nivel.

Por ello, es más importante reforzar los valores y principios de Agile que centrarse a fondo en ningún marco en concreto. ¿Con esto quiero decir que los marcos de trabajo de Agile no son importantes? En absoluto, las herramientas, reglas, artefactos y roles que nos ofrecen los diferentes marcos (Scrum, Lean, XP, Kanban, etc.) son importantísimos, pero si detrás no están los valores y principios acabarán fracasando a la mínima que los Scrum Masters se aparten un poco de los equipos.

Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio, dentro de nuestra Web de acuerdo a tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas expresamente su utilización. Puedes obtener más información de cómo gestionar y configurar las cookies en nuestra Política de Cookies.