Blockchain y elecciones: el binomio perfecto

mayo 23, 2019

Por Sergio González Miranda

A falta de tan solo unos días para que los españoles acudan a votar a las urnas por segunda vez, en esta ocasión para elegir a sus representantes municipales y autonómicos, la tecnología sigue siendo un elemento clave en cualquier proceso electoral. De acuerdo con un estudio de IDEA del año 2017, de un total de 183 países estudiados, más de 160 cuenta con algún sistema tecnológico en alguna de sus fases, aunque aun sigue siendo un proceso muy manual y dependiente de las personas implicadas en el mismo. De hecho, en 2018 solo 7 países habían incorporado el voto electrónico a sus procesos electorales.

Desde la aparición de la tecnología blockchain en los últimos años, se empieza a poner el foco en conseguir un proceso electoral mucho más automatizado y, sobre todo, más transparente y justo. De hecho, en la actualidad ya hay algunos países que han comenzado a utilizar esta tecnología, a modo de pruebas, con el fin de conseguir una mayor transparencia y seguridad en la contabilidad de los votos. Sin ir más lejos, el pasado 7 de marzo Sierra Leona se convirtió en el primer país del mundo en usar blockchain para registrar el 70% del conteo de sus elecciones a la presidencia.

Beneficios de blockchain

Pero ¿qué puede aportar esta tecnología a los procesos electorales? En la actualidad, la mayoría de las elecciones en todo el mundo se llevan a cabo mediante el uso de papeletas por parte de los votantes, lo que permite agujeros de seguridad y fraude. En este mismo contexto, esta tecnología permitiría que toda la información recopilada, relacionada con los votos, se pudiera subir a una red blockchain con el fin de garantizar la inmutabilidad y la transparencia de cara a todos los ciudadanos. Así, al guardar en una red blockchain los resultados parciales y finales de cada centro de votación, dispondríamos en todo momento de una plataforma segura y transparente, tanto de gestión como de provisión de información. Los datos guardados no podrían ser alterados y las eventuales correcciones siempre dejarían rastro y habría que guardar igualmente las justificaciones correspondientes para que éstas fueran comprobadas y finalmente dadas por válidas. Además, se podrían establecer mecanismos de control de acceso a la información para que solo las personas indicadas accedieran, consultaran y validaran la información debida.

En definitiva, las autoridades electorales podrían tener la visión global de toda la información, mientras que los ciudadanos u otros actores podrían eventualmente tener acceso a información más generalizada si así se estima oportuno.  

Mayor transparencia en el voto por correo

Pero uno de los mayores dolores de cabeza de los gobiernos en los actuales sistemas electorales de todo el mundo es el voto por correo. La lentitud del proceso, la falta de facilidades o la poca transparencia de cara al ciudadano, son algunos de los problemas que giran en torno a este sistema de voto.

En este aspecto, en atSistemas estamos convencidos de que blockchain podría ayudar a mitigar la desconfianza que el ciudadano tiene una vez ha emitido su voto en la distancia. ¿Cómo?  La tecnología ayudaría a brindar la trazabilidad de este, ofreciendo transparencia al elector respecto a si su voto ha sido contabilizado o ha ocurrido alguna incidencia durante el proceso, algo que no es posible en el actual sistema electoral ya que el ciudadano una vez que envía la documentación por Correos no vuelve a saber nada sobre su voto.

El proceso sería el siguiente:

  1. El ciudadano podría seguir solicitando el voto por correo - de forma tradicional-. 
  2. En el momento en el que el órgano correspondiente del Censo Electoral aprobara su solicitud, se generaría una entrada ("Estado a fecha y hora determinada: Solicitud Procesada") que se registraría en blockchain, representando esa solicitud concreta de opción a voto.
  3. Ese registro en blockchain, como una transacción blockchain más, tiene asociado un identificador - en forma de hash- que permite obtener la dirección origen y que, a través de un explorador de transacciones de la red, puede obtenerse toda la información guardada.
  4. El votante, cuando recibiera en su domicilio la documentación necesaria para emitir su voto, además recibiría ese identificador hash para consultar en la dirección blockchain que representa su voto modelado - tokenizado – así como la dirección en Internet donde puede acceder al explorador de bloques. Por supuesto, si en ese momento consulta dicho explorador de transacciones, éste recuperará la información actualizada desde Blockchain y encontrará un mensaje al estilo de "Estado a fecha y hora determinada: Documentación entregada en domicilio votante"
  5. Por último, el votante, después de realizar el envío de su voto, y en el momento en que se ha cerrado el conteo, podría consultarlo nuevamente y vería algo así como "Estado a fecha y hora determinada: voto contabilizado" o bien "Estado a fecha y hora determinada: voto nulo por no haber enviado documentación" 

 

Hacia unas elecciones totalmente digitales

Sin embargo, el futuro de cualquier jornada electoral pasa por un proceso completamente digital y automatizado, y blockchain aquí podría aportar grandes beneficios. En un primer lugar, sería interesante aprovechar la capacidad de tokenización, es decir, la capacidad de modelizar digitalmente algo para representarlo dentro de la propia red y operar con ello. Así, tokenizaríamos el proceso electoral de la siguiente forma: antes de emitir los votos, definiríamos de forma segura cuál es el número total de personas que puede votar y asignaríamos a cada persona la titularidad intransmisible del voto a emitir. Con ello comenzaríamos a limitar las posibilidades de fraude –no pueden aparecer más votos de la nada y el sistema podría confirmar quién es el responsable de cada uno de ellos, evitándose suplantaciones de votos-.

También podríamos definir el período de validez de dichos votos, anulando todos aquellos que se hubieran producido fuera de la fecha asignada. Y finalmente, podríamos seguir aplicando las ponderaciones de los votos según las condiciones establecidas de forma pública y asociadas en el momento inicial de la citada tokenización del proceso electoral. De esta forma, la publicación de resultados se haría más eficiente en cuanto a tiempo, precisión y transparencia.

En definitiva, Blockchain como tecnología de servicio multisectorial, puede aplicarse a procesos electorales trayendo consigo transparencia, auditabilidad y automatización con el soporte que aporta una plataforma inviolable y con copias replicadas de forma segura entre múltiples ordenadores.

Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio, dentro de nuestra Web de acuerdo a tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas expresamente su utilización. Puedes obtener más información de cómo gestionar y configurar las cookies en nuestra Política de Cookies.