¿Cómo será el futuro digital de las empresas? La respuesta está en el Big Data

Jul 07 2021
futuro empresarial big data

La velocidad del cambio en algunas compañías es mayor de lo que muchas empresas pueden asumir y gestionar. Debido a la tecnología, hay cambios cada vez más frecuentes; sin embargo, el ser humano cuenta con una increíble capacidad de adaptación, aunque eso suponga un esfuerzo en el aprendizaje. Necesitamos ayuda. Y aquí juegan un papel clave los datos, esos activos digitales intangibles que cada vez son más necesarios y relevantes para las empresas y la sociedad. Es importante tener en cuenta que los datos son hoy en día los que forman la estructura del mundo y que gran parte de las decisiones políticas, económicas y sociales vienen determinadas por ellos; es más, podríamos llegar a decir que en ocasiones deciden por nosotros.

La gestión de datos eficiente, una necesidad de la empresa actual.

Existen muchas empresas que no cuentan con la capacidad adecuada para gestionar los datos de forma eficiente y echan a perder parte de su valor que podría ayudarles en la toma de decisiones.

Un informe reciente deja patente que la aplicación de datos y su análisis está siendo un aspecto básico para el éxito; sin embargo, estos mismos datos confirman que menos del 40% de las organizaciones utilizaba hasta el pasado año conocimientos basados en datos para impulsar el valor empresarial y la innovación.

Eso sí, cada vez son más, en torno al 50% de las compañías, las que son conscientes de que los datos son clave a la hora de tomar decisiones. Es así como persiguen la forma más correcta y adecuada de recopilar esos datos y analizarlos de forma que ayuden a la estrategia de optimización de los procesos de negocios y anticiparse a eventos futuros, para poder adoptar medidas preventivas y acciones estratégicas en pro de la empresa.

La tecnología Cloud, una herramienta indispensable.

Es importante contar también con algún mecanismo que evalúe si las decisiones que se toman son justas o no, e incluso si son éticas. Y es aquí donde entra este ecosistema de Big Data e Inteligencia Artificial que es la que determinará la tecnología más adecuada para ello. Merece la pena destacar, dentro de estos aspectos, el cloud cuya flexibilidad le hace un compañero de viaje imprescindible en los grandes proyectos que implican la gestión de grandes cantidades de datos.

El dato: un activo valioso en las corporaciones.

Sin embargo y, pese a la importancia de estas tecnologías, los directivos siguen siendo la pieza fundamental en la interpretación de datos a la hora de guiar a las compañías por el camino adecuado en su uso. Pero, no son los únicos, nos encontramos con variables que también influyen en las empresas que no actúan: desde las operaciones hasta las ventas, la participación del cliente, los ingresos y la rentabilidad. Solo aquellas compañías que sean capaces de monetizar los datos y convertirlas en activos obtendrán buenos resultados, mientras que las que no lo hagan, se quedarán atrás. El gobierno del dato, enfocado desde la perspectiva más moderna que podemos imaginar, es capaz de generar un gran interés en el mercado, sobre todo en sectores como el de los seguros y la banca, para poner orden a sus infraestructuras de datos.

Los sectores capaces de aprovechar los campos de aplicación de los datos, hoy en día, son cada vez más numerosos: por una parte, el marketing, que permite analizar y conocer el comportamiento de los usuarios en tiempo real; producción, donde se emplea para realizar análisis predictivos y corregir los factores que afectan la calidad de uno de los componentes; en la logística, como herramienta para planificar y optimizar problemas de tráfico o adaptarse a las necesidades de los usuarios; e incluso en el campo de la investigación, para facilitar el análisis y comparativa frente a posibles soluciones que el ser humano no sería capaz de resolver en poco tiempo.

El Big Data abre la puerta a la Inteligencia Artificial.

Además, el aliado perfecto para el Big Data, la Inteligencia Artificial, surge para ayudar a gestionar toda esta información. Esta sirve como apoyo a las compañías para entender y automatizar parcial o en su totalidad el análisis de la enorme cantidad de datos que maneja el Big Data, permitiendo al ser humano liberarse de muchas de estas tareas. Ahora bien, el problema llega al evaluar el “peligro” que supone. Y es que, esto podría traspasar algunos límites entre lo correcto y lo ético si delegamos en la tecnología algunas tomas de decisiones o soluciones de problemas. ¿Hasta donde estamos dispuestos a llegar?

Antonio Chamorro


Comparte este artículo

Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio, dentro de nuestra Web de acuerdo a tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas expresamente su utilización. Puedes obtener más información de cómo gestionar y configurar las cookies en nuestra Política de Cookies.