La cultura del error en un proceso ágil

Nov 30 2020
La cultura del error en un proceso ágil

Al comenzar a leer este post esperarás que describa una metodología para evitar los errores. Tengo que decirte que no vas a encontrar eso bajo el título de este post. En cambio, encontrarás una forma diferente de afrontar el error. En estas líneas encontrarás un enfoque constructivo, abierto y orientado a la solución de errores una vez encontrados, es decir, una mejora continua basada en el error y en la restrospectiva continua.

Lo primero que se debe promover en la cultura del error, es aceptar que existe y promover su publicidad (que no sean secretos y que se escondan debajo de la alfombra) para encontrar, variar o crear nuevos procesos que del error hagan una virtud, que de él nazca una solución y puede que una oportunidad. Al hacerlo público, se crea una conciencia colectiva que, además, asegura que todo el colectivo se beneficie de las experiencias ajenas. De ahí la frase: "Aprender de los errores de los demás".

Llegados a este punto, que casualidad que esto empieza a oler a 'agilidad' y a algún valor de 'scrum'.

También esta forma de pensar y realizar el trabajo, requiere de una perspectiva constructiva y no destructiva, apertura, coraje, transparencia (lo más importante) y, por supuesto, respeto.

Para llegar a conseguir esta cultura se requiere de un intercambio de ideas constante, que esté continuamente vivo. Nos podemos apoyar en los eventos de scrum para ello, como es en la daily, en las reviews y en las retrospectivas. Con esto conseguiremos que el error aflore en una fase temprana, se actúe sobre él y se mejore en una fase temprana. Esto es vital. Antes nos apresurábamos para solucionar el error en el entorno de producción, esconderlo y tal vez ese error se reproducía en la siguiente interacción, porque solo se había parcheado, no solucionado. Ahora, en cambio, antes de llegar a producción, afloran los errores para buscar mecanismos de solución u oportunidad (Excelencia en cuanto a calidad, mejor Time To Market, un proceso mejor que el de la competencia, problemas que la competencia tiene y nosotros no, etc.).

En conclusión, el proceso ágil y la cultura del error no están reduciendo los errores, sino los costes de no calidad (los costes de corregirlos en fases productivas).

Esto me recuerda, a lo que veo al entrar en un taller de Toyota, que para el que no sepa la historia:

La palabra japonesa kanban significa literalmente “panel visible”, y de este se deriva el uso de una ayuda visual para dar seguimiento a la producción. Al igual que en el caso del modo de pensamiento Lean, fue Taiichi Ohno, considerado como el padre de los sistemas de producción Toyota (TPS) y los sistemas just in time (JIP, justo a tiempo), el que introdujo el concepto Kanban. Estos métodos apuntan a que la producción se base en pull o demanda de los clientes y no en la práctica tradicional push de fabricar productos e intentar venderlos en el mercado. Es un sistema de arrastre que usa ayudas visuales para producir justo a tiempo y solo lo necesario. El uso de tarjetas y pizarras es tan eficaz que se ha convertido en una práctica común, no solo en los sistemas de producción, también en el desarrollo de sistemas digitales.

Por último, para conseguir que la cultura del error prospere en una compañía, se debe establecer de una manera paulatina y, sobre todo, se debe partir de un marco de trabajo agile.

Consejos:

  • Disponer de un tablero de errores, donde cada miembro del equipo describe la situación en la ha fallado, y lo que ha aprendido de ella. Este tablero además, debe estar accesible a stakeholders.
  • Las restrospectivas tienen que ser nuestro evento favorito para promover la cultura del error. En ella trataremos de establecer una mejora continua común en base a todos los errores plasmados en el tablero de errores por todo el equipo. Al unir o linkar todos los errores, puede que se eleven otros ocultos. Los típicos y conocidos, consecución de errores que estamos muy acostumbrados a ver en catástrofes. "¿Quién iba a pensar que iba a falla A, B y C? Nadie lo podía prever."
  • Organizar eventos o meetups. El más conocido es el llamado 'Fuckup-Nights' (dejo al lector libertad para traducirlo), donde fundadores, emprendedores, directivos, stakeholders o empleados exponen sus experiencias de fracaso, sus anécdotas y cómo lo afrontaron. Este acto debe desarrollarse de manera cercana, desinhibida y fomentando el aprendizaje y networking conjunto.

 

Fuente: Toyota, historia y tradición.

Javier Larios Calleja


Comparte este artículo

Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio, dentro de nuestra Web de acuerdo a tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas expresamente su utilización. Puedes obtener más información de cómo gestionar y configurar las cookies en nuestra Política de Cookies.