¿Está el reconocimiento de imágenes al alcance de todo el mundo?

septiembre 12, 2019

Por  Jesús Cuesta Arza

Desde hace unos años, nos podemos encontrar en los aeropuertos cámaras que van reconociendo y contrastando todos los datos de las personas, anuncios en vitrinas que saben si somos hombres o mujeres los que estamos mirando el anuncio, e incluso calcular el precio de una reparación de un coche solamente con unas fotos del coche. ¿Realmente es todo esto posible? Y, sobre todo, ¿cómo? 

Dentro de los servicios de Cognitive Services aplicado a las imágenes, ha tomado bastante fuerza todo lo referente al reconocimiento facial. Esto va desde saber tus antecedentes penales, tu estado de ánimo, dónde te encuentras en la imagen, tu sexo, edad, etc… Pero en estos momentos, estos servicios se han ampliado hasta tal punto, que las funcionalidades sencillas ya nos las facilitan las grandes empresas tecnológicas, y solamente aquellas que sean más innovadoras, serán las que tendremos que desarrollar nosotros. Un desarrollo, que solamente se alargaría durante unos cuantos meses. 

Analizando algunos de los casos más llamativos, tendríamos el del reconocimiento facial. Dentro de las funcionalidades de reconocimiento facial, podemos realizar muchas funcionalidades. Una de ellas, sería la comparación entre dos fotos de personas, para saber un grado de acierto, si es la misma persona. Esto lo vamos a realizar, para que también podáis probarlo vosotros, a través de esta URL de Microsoft.

Como podéis comprobar donde pone Confidence, en el primer caso con un valor de 1, sabe que es a 100% la misma persona, y en el segundo caso, cambiando el perfil, en un 0.94%. Los resultados siempre nos los darán entre 0 y 1, siendo el 1 el valor máximo. 

Pero, ¿qué otras cosas podríamos hacer con las fotos? En la mayoría de los casos podremos: 

  • Reconocer contenido de la imagen: personas, objetos, lugares, partes, etc…. 
  • Comparativa entre imágenes 
  • Creación de nuevas imágenes 

Para algunas de estas funcionalidades, solo deberíamos ir a alguna de las empresas que lo ofrecen, y ver el coste de consumo de las APIs. En otros casos, deberemos analizar las posibilidades y precios de los sistemas de aprendizaje y ver si nos permitiría alcanzar nuestros objetivos. Un ejemplo de esto, sería que mediante una foto, supiésemos si es un perrito caliente o no, lo que estamos fotografiando. 

De las plataformas o software más representativos tendríamos: 

Uno de los anuncios de las posibilidades de esta tecnología que llamó mucho mi atención, hace ya 3 años: 

Estas innovaciones nos podrán aportar más seguridad, comodidades, accesibilidad para las personas invidentes, mejoras en los servicios de todo tipo… y al alcance de cualquier persona. 

 

Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio, dentro de nuestra Web de acuerdo a tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas expresamente su utilización. Puedes obtener más información de cómo gestionar y configurar las cookies en nuestra Política de Cookies.