La tecnología como factor diferencial en un evento

noviembre 07, 2018

Por Eva Ramírez de Andrés

 

En un ecosistema empresarial tan competitivo como el actual, y especialmente en el sector de las TI donde la evolución e innovación son una constante, el gran reto de las compañías es definir estrategias de diferenciación. En este sentido, las empresas han ido incorporando los eventos como una estrategia clave para el cumplimiento de este objetivo, al tratarse de una herramienta que genera en el público una sólida interacción con la marca.  Pero ¿cómo diferenciar tu evento del resto?

 

En este punto, la tecnología se convierte en el aliado perfecto, ya que ésta te permite no solo proponer actividades nuevas para el visitante, sino que el uso de esta tecnología aporta información valiosa al organizador, que puede utilizarla y analizarla para conocer mejor a su público objetivo, modificar o ajustar las actividades en función de los resultados, o hacer un cálculo más exacto del ROI.

 

Veamos algunos ejemplos de cómo la tecnología ayuda a diferenciarte respecto a tus competidores:

 

1.      Beacons: esta tecnología nos puede ayudar en diferentes partes del evento. Por ejemplo, el registro por parte de los asistentes al evento es uno de los momentos más delicados, ya que si no somos suficientemente rápidos se pueden crear los temidos “cuellos de botella”. Los beacons pueden ser de gran ayuda para agilizar este proceso, ya que si el asistente tiene bajada la app y conecta el bluetooth basta con acercarse a uno de estos dispositivos para hacer el check-in. Una vez dentro del evento, esta tecnología puede ayudarnos a hacer un seguimiento de los asistentes de diferentes formas, como por ejemplo tener un mapa de nuestro evento a tiempo real.

2.      Apps Móviles: las aplicaciones son una herramienta poderosa para reforzar la fidelización, ya que permiten interaccionar con nuestro público antes, durante y después del evento. La utilización de este tipo de tecnología permite al organizador poner a disposición del asistente información y documentación, y a su vez “tomar el pulso” al evento en tiempo real, a través de encuestas, monitorización de contenidos, opiniones, publicaciones, etc.

3.      Streaming: apostar por este tipo de formato tiene múltiples ventajas. El evento ya no se expone únicamente a los asistentes, por lo que el impacto y la repercusión que podemos alcanzar es mucho más alta, ya que personas que no podían asistir presencialmente a nuestro evento, por motivos de agenda, geográficos o económicos tienen la opción de seguirlo virtualmente. Esto repercute positivamente en la percepción de nuestra marca.

4.      Uso de pantallas durante el evento: Con el uso de pantallas durante el evento (tablets, tv, ordenadores) evitamos cargar a los asistentes con numerosos papeles y hacemos nuestro evento más atractivo, por lo que la información expuesta en las pantallas es recibida con mayor expectación.

5.      Redes sociales:  Con las RRSS conseguimos una mayor difusión de nuestro evento, lo que a su vez provoca una mayor participación. Además, estas herramientas permiten filtrar a quién le llega la información, para asegurarnos de que estamos dirigiéndonos al perfil deseado y recoger sus opiniones para medir el éxito de nuestra estrategia.

 

Como hemos visto, los asistentes se sienten atraídos por experiencias digitales y novedosas, y los eventos deben integrar el uso de estas tecnologías para conseguir posicionarse respecto al resto de eventos. 

Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio, dentro de nuestra Web de acuerdo a tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas expresamente su utilización. Puedes obtener más información de cómo gestionar y configurar las cookies en nuestra Política de Cookies.